Abel Loureda y Nieves Correa
//// Sobre nuestro trabajo //// //// C.V. //// Contacto
>> Performances
>> 2017
>> 2016
>> 2015
>> 2014
>> 2013
>> 2012
>> Otros trabajos
>> Talleres
>> Procesos Compartidos en el Arte de Acción
>> Tiempo, Espacio, Cuerpo en Acción

Abel Loureda y Nieves Correa / De Osos y Rosas II / Barcelona, diciembre de 2014.

Publicado en la revista Corpología, número 18, mayo 2015


En mayo de 2012 nos reencontramos después de mas de quince años sin vernos, en junio realizamos nuestra primera performance juntos en Sabadell, "Pulso", y en Agosto d ese mismo año decidimos comenzar nuestra vida en común.

Desde entonces la mayoría de nuestro trabajo como artistas se ha gestado,organizado y ejecutado en común; como muchas veces hemos dicho porque estábamos seguros, con esa seguridad difusa que pocas veces se equivoca, que ese proceso en colaboración sería, y es, enriquecedor para ambos, profundamente fructífero, vital y divertido.

Cuando trabajamos juntos las performances nacen de muy diferentes maneras: puede que uno de los dos tenga una idea o una obsesión generatriz que desarrollamos "técnicamente" en función del tiempo y el espacio dado y que puede enriquecerse o no con "obsesiones" complementarias del otro.

Otras veces un elemento de los llamados "técnicos": trabajar en un espacio concreto, utilizar varios puntos de vista o planificar una performance de larga duración o para el medio vídeo; nos empuja al proceso de creación en común alrededor de esta armazón.

A veces incluso un material puede desencadenar el proceso. En el caso de "De Osos y Rosas II" había común punto de partida la idea de trabajar con un sentido que pocas veces se utiliza en la performance, y en el arte en general; que evidentemente forma parte de nuestra capacidad de percepción pero que nos permite escapar de la tiranía de lo visual para adentrarnos en estímulos mas atávicos: el olfato.

La performance se cerró en Barcelona cuando encontramos en el metro a una señora, posiblemente camino del mercado, con una bolsa de rafia en la que, naturalmente, no cabíamos ninguno de los dos pero de la que nos hubiera gustado salir.

Y también es verdad que el humor brota mas fácilmente en la felicidad de dos o mas que en soledad.